AVUI A POL

Can ràbia per Francesc Via

Chen y la letra pequeña

El Espanyol muda lentamente su piel, en su tránsito de serpiente a dragón. No lo hace a la velocidad que quisiéramos algunos, los que le conocemos los rincones menos aseados y el cartón piedra. Es culpa nuestra: sabemos demasiado. Pero el perico común que se queda en lo epidérmico -y bien que hace-, ve como el equipo de fútbol ha mejorado ostensiblemente respecto del pasado reciente y que ya no se habla permanentemente de la deuda como una amenaza para la supervivencia. Y cuando los grandes titulares de un club sonríen, la letra pequeña le importa a pocos, o a nadie. 

Ayer tuvimos noticia de que Chen comparte la visión mayoritaria de los pericos y la letra pequeña de su club, le importa poco. Chen lee el club desde las grandes cifras económicas y deportivas -ya explicó hace poco que a los chinos de un partido les importa sobretodo el resultado-. La objetividad de los objetivos. Para este año 78 millones de ingresos, décima plaza y número de socios. Es todo. Lo demás me temo que le resulta demasiado pequeño. Ínfimo. Por lo cual a nadie debe extrañar que los ruegos y preguntas, esa tan entrañable como sonrojante muestra de folklore perico que cada vez tiene menos sentido en un club donde alguien tiene un 99% de acciones, le pillasen a pinganillo quitado. Y aún más, que la única vez que intervino de forma contundente fue para inquirir a Ornaque "¿y esto quién lo paga?" cuando el museólogo le ofreció gratuitamente todas sus piezas. La reacción fue ruda pero comprensible. Chen no ha hecho otra cosa que rascarse el bolsillo desde que llegó, incluso mucho más de lo inicialmente previsto ya que algunas goteras, averías y gatos encerrados uno solo los descubre una vez se ha comprado el pisito. Su desconfianza pues, fue tan catalana como china, y su pensamiento probable, que para una empresa que hace un año no podía pagar la luz, y que este año aun tiene que pagar 33 kilos a Hacienda, cualquier dispendio no previsto es poco menos que una frivolidad. Aunque en este caso no lo sea, pues los árboles crecen siempre desde las raíces.

Pero Chen solo invertirá en lo que le genere retorno económico o deportivo: sus prioridades para crecer. Los grandes titulares. La letra pequeña queda en todo caso para los consejeros que conocen las costumbres locales y las peculiaridades del pueblo perico. Ellos si deberían tener la sensibilidad necesaria para saber distinguir el grano de la paja, lo esencial de lo anecdótico de un club que antes se articulaba socialmente entre mongetada y cigronada y no puede ni debe volver atrás. Alguien debe pilotar la transición de un club que cambia de forma lenta pero inevitable. Es hora de crecer.

Francesc Via 

@francescviapol


 05/11/2017 Tres esmenes al projecte
 16/10/2017 No li importem a ningú
 25/09/2017 Per la Montse
 11/09/2017 Ni tremendisme ni ingenuïtat: alerta
 24/08/2017 Vendre Aarón (o qualsevol)
 12/07/2017 Hipoteques
 07/07/2017 No anem bé
 15/05/2017 I Rousaud, què en pensa?
 07/03/2017 Europa és un desig
 27/10/2016 Rastar: compre a la prensa
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 57