AVUI A POL

Es fútbol per David Peñín

La llama

Decía Pablo Piatti en una entrevista durante semana en un periódico deportivo que ha este equipo le falta encender la llama. Todos seguimos en la esperanza de que la hoguera que se encienda no sea otra.

Después la algarabía de la pretemporada, nos encontramos donde siempre. En el primer partido caliente de la liga entre dos proyectos que no tratan de arrancar (por supuesto, uno, el nuestro)

Quizá los más jóvenes no lo recuerden, los que lo vivimos también nos cuesta, pero como afirmarían en Anfield "This is el Espanyol." Que viene a ser lo que se ha sostenido por jugadores y técnicos toda la vida.

Un grupito de veteranos curtidos -Reyes, De Michelis, Rufete, Francisco-, otro grupo de jugadores de talento que no han terminado de encontrar su lugar en el planeta fútbol -Jurado, De la Peña o Verdú-, el de fieles -los Javi, Víctor Golobart, Luís- y los chavales de la casa.

Era aquel Espanyol uno de esos equipos capaces de remontar tres goles y de que le metieran, casi sin querer, tres también. De los de con un ojo miro para arriba, con el otro para abajo. De blandir con el grande y dejarse con el pequeño, de correr hacia Europa y caer hacia el descenso en la misma temporada, y viceversa, de tardes de gloria y de mañanas aciagas.

De los equipos de la llama; ya fuera para enchufar un cohete o para que arda Troya. Pasados los años de las burbujas (con aquella inversión de Zaba, Riera, Luís...). Pasada la época de la monotonía funcionarial de un equipo que había aprendido a pelear las batallas justas para no sufrir.

Aquí estamos. El Espanyol de toda la vida. De los del ¡ay! al ¡huy! de una jornada a la siguiente. En el mismo partido. De los de la manta, de los de hay calidad pero, claro, nos faltan cosas. De los de esa llama que no se termina de encender y cuando te das cuenta, anda, la jornada 37. Y la llama que no ha ardido.

Decía Brindisi aquello de la cornisa. Más bien la maldición de la indefinición, de no tener muy claro si subes o si bajas, o si de transitar por la cornisa es, definitivamente, tu lugar en el mundo. Con tu equipito de viejas glorias, talentos desarraigados, fieles soldaditos de diferente calidad y unos cuantos chavales para dar ese sentir a los colores que siempre se necesita.

Después de tanta penuria, al fin hemos llegado a la línea de salida. Tarde, al más puro estilo Perico Delgado, porque otros ya llevan años dando vueltas a la pista, pero como dice el refrán "más vale..." Al fin podemos mirar al semáforo en verde.

¿El futuro? Al menos ahora podemos decir que hay futuro tras la esquina.

Si hacemos las cosas bien, porque el pistoletazo de salida nos ha agarrado con el embrague descolocado o mirando a las musarañas. Porque en lo social, la expansión, el marketing, comunicación, y sobre todo en lo deportivo no se están haciendo bien las cosas. De momento.

Así que nos entregaremos a la fe de Piatti de que el equipo, al fin, encienda la llama, o como le chillaría aquel "Trata de arrancarlo, Quique, por Dios, trata de arrancarlo."

David Peñín 


 31/05/2017 La feina ben feta no té fronteres
 15/05/2017 El '9'; el fitxatge clau
 26/04/2017 Gràcies Piqué
 19/04/2017 Gran temporada en el año del Gallo
 03/04/2017 El jugador más mejorado
 21/03/2017 Complicat
 06/03/2017 Cuestión de nueve
 28/02/2017 Hasta el final
 20/02/2017 No estamos muertos, solo de parranda.
 06/02/2017 La tropa
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | ... | 28
Deportistas